aquellas huellas heladas, escupian hielo en el piso nevado anhelando ver a su creador partir sobre el horizonte.

firmamentos azules pintados de blanca nieva, dame la ilusion que siempre he querido, forma en tus hermanas nubes aquellos demonios falsos que mi mente quiere ver.

llena tu ropa pura y blanca con el camuflaje de los viejos árboles, llena tu mente con la sabiduria de aquellos viejos ancianos naturales.

dejame atravezar cien mil y una espadas en el viento, que viajen en el aire y logren llegar a aquel paisaje colorido, pedire a los lobos sus aullidos, robare los gritos de los cuervos para poder darselos al filo de la espada que crujira en las hojas y sonara cuando aquella arma bendita corte el viento.

¿Dime lobo blanco como va el teatro?

Anuncios