volver la fantasia en algo tangible como lo es nuestro amor, mesclarlo con fabulas y notas musicales negras, por fin nuestros muslos se han unido por medio de la comprension y la aceptacion sin limites. nuestro hijo es la ternura y en medio de nuestras pelvis esta nuestro amor, esperando estallar, una bomba de tiempo fria, que jamas explotara, pues ella es indectructible.

 

Anuncios