presencias distantes, sangre cercana, la puerta abierta sin visitantes y mis ojos con una retina que pinta mis horizontes en oscuro.
 
mutilarme una pierna es cosa de sapos, debo ser uno de ellos en el pantano de la vida.
crujir como un animal de huesos expuestos al hambriento aire. soy su anfitrion mis queridas aves, ustedes, que remueven todo rastro de muerte, recontructores de la naturaleza inerte.
 
talento que antepasadas mentes desean plasmar atravez de mi, mis queridos artistas, han sido pervertidas sus conciencias, solo para poder corromper el ambiente imaginario que hay a su alrededor.
 
aquella musica que me alienta, que me infunde animo, que le devuelve el fuego al dragon y las alas a mi angel… la necesitaria para siempre, al igual que la vida para poder ser el heroe que permanece en la intranquila cabesa de mi amada. eres mi arma, señora musica, pero no mi escudo.
 
Anuncios