cuernos grandes y afilados, movimientos bruscos y atemorizantes, danzan en esta existencia.

dañando mentes, destruyendo virginidades y amando la palabra silenciosa.
son los adornos de los monstruos, aquellos que solo un albergue demente puede tener.
traen fantasias y consigo las sensaciones que las pervertiran. extenderan tu mente, reduciran a ceniza y a comida de gatos negros aquella moral que se quiere salvar.
castillos protectores de los artefactos  envenenados, los cuales hacen la vida imposible de tragar.
una dulce y demoniaca melodia, ronda los pasillos despiadados cubiertos de sangre.
aqui la felicidad es solo el escudo de una quimera, y en el gra banquete, las sonrisas crueles de los diablillos comelones, resplanceden en el aluminio forjado que sostiene la llama de las velas.
en sus muros, todos los simbolos guardan un significado oculto, el pasado de una vida que fue condenada, el himno de la traidora libertad.
huellas en el sucio suelo de un vampiro que inhalo este aire en donde el ambiente transforma la alegria en una hoja marchita.
 
en ambientes confusos y extendidos hasta el principio de la oscuridad, las garras y cuernos que se desarrollan y crecen por necesidad, se deben saber usar, para defenderse de uno mismo. nuestra sombra ya esta al acecho.
 
en la bandera que se alza en el centro de estos inframundos el poder se mescla con el liquido sexual, y los lamentos no atendidos de los más prodidos crean una armonia sonora con los aullidos de la lujuria de los más fuertes. 
 
 
 

Anuncios