de las rosas cae el firmamento, asombrado por su fragil bellesa,

el sol se enamoro de ellas, y fue condenado a fuego eterno.

 

fragiles son sus petalos, en donde se esconden aquellas emociones que muchos no desean sentir.

el color negro es para ellas su enemigo,  y ellas son odiadas por las espinas que yacen en los jardines de los demonios lugubres.

las garras seran su destructor, provendran de la oscuridad completa y el desmayo caera sobre ellas.

no habra mas ternura que despertar para ustedes mis odiadas rosas, su color rojo dejara de ser fruto de envidia entre los condenados, y pasara a ser el matiz escarlata de sus sangres. la mutacion maldita tendra su final algun dia, y la nube cafe descendera. descendera desde aquel firmamente que algun dia las admira y ahora hace una cruel satira sobre sus deformes pieles marchitas.  

Anuncios