nuestro sexo alimentando bebes vestidos de puas negras,
serpientes tentando nuestra piel en tiempos paralelos al genesis,
el fuego cubriendo nuestras gargantas con las cuales intercambiamos saliva,
los labios en compatibilidad con el veneno negro que expulsa nuestro amor.
 
amandonos en el ojo del universo,
donde el caos oceanico existe,
donde la proteccion que te da la bestia existe en abundantes sustancias asquerosas,
y las flores que rien maliciosamente en medio del sudor que yace muerto en nuestros vellos pubicos.
 
concederte el nombre que provoque la destruccion de lo ajeno a nuestra relacion apocaliptica,
tus uñas en formas artisticas se convierten en garras que proveen heridas de amor.
nunca dejes de matar a aquel hermoso angel que desata tus instintos mas asesinos…
 
con amor para mi perversa y amada novia: daniela dominguez castillo (hada)
 
Anuncios