joyas brillando en el mar limpiado por la voz de la seduciente dama,

la luna reconstruyendo su suave y delgada luz para los amantes vampiros,

el amor siendo comido como un dulce que se derrite en la piel.

 

las estrellas han decidido conformar una orquesta astral,

las notas musicales flotan cerca de la fuente acuatica como burbujas tiernas,

la tranquilidad reposa en los pechos de la bellesa,

y los cisnes convierten sus blandas alas en medios de transportes hacia sueños agradables.

los ojos se vuelven liquidos en armonia con el placer silencioso,

los arboles acarician al tiempo imperceptible,

y olores de mansas flores conquistadas son herramientas del  ritual de este templo del descanso eterno.

Anuncios