mi tercer ojo se pliega,
las candelas son el ultimo adorno visual,
y aun despes del ultimo grito de la gorgona mi cerebro sigue con carne que usar.
no necesito mas golondrinas para desangrar,
tela de murcielagos abrigan mi lascerada piel.
se han dañado las negras campanas,
ni un eco necio entran a mis sombras alimentadas con pesadillas de recuerdos.
la telaraña de la mariposa que entiende se ha corrido,
hermosos hilos que manejan mi cordura y mi ancestral nucleo de sensaciones derretidas.
es el brillo de oro en mis ojos de bronce los que no logran penetrar con sus ganchos oxidados.
sofocado de decepcion estoy,
las calabazas se rien ante mi incertidumbre floreciente.
quisiera poder marchitar sus petalos llenos de dolor.
amores lugubres se cocechan en mis semillas de ahnelo.
las agujas negras de las horas condenadas marcan la muerte de cada niño en mi interior.
dame unos segundos para desolar un orfanato en decadencia,
y el fuego en mis siluetas enmascaradas jamas saldran de la ira y la sombrilla.
finaliza la velada existencial, entre velas pecadoras, con sus llamas de la culpa extinguiendose.
mantos negros lloran, mascaras se afligen, mantos negros lloran la ultima mirada triste. 
 
 
 
 
 
 
 
 
Anuncios